Bienvenidos al futuro
 
ÍndiceGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Vie Abr 18, 2008 6:52 pm

Dos bastiones rigen la totalidad de la Zona Gubernamental: el Senatus, o edificio del Gobierno, y el Nuevo Clero. Su exterior es muy similar a la Basílica de San Pedro de la antigua Ciudad del Vaticano, pero como todo en esta época, "modernizado": la cúpula está conformada por gruesas placas de metal que desembocan en un larguísimo pararrayos que prácticamente toca las nubes, similar a un largo dedo alcanzando el cielo. No es nada extraño que de cuando en cuando un rayo impacte en él con un potente chasquido, y en las noches de tormenta la electricidad se concentra tanto en la cúpula que se activa un magistral mecanismo de iluminación que envuelve el edificio en una potente luz azul índigo, otorgándole una apariencia fantasmagórica.

El edificio en sí ofrece un aspecto extraño, muy colorido con el gris del metal en contraste con ladrillo rojo y azul oscuro, granito beige, piedra blanca y negra e incluso adornos de otros colores. Con esto se pretende hacer referencia al Color. La fachada, una curiosa mezcla de Clasicismo, cables negros y placas, está dividida en seis columnas de diferentes colores, pero de tonalidades suaves que no hacen daño a la vista. Los cables, cobre protegido con duro plástico, se unifican en el centro de la enorme bóveda, iluminando un gigantesco plafón de luz blanca fosforescente. Es la entrada del Clero, y sus paredes están constituídas por murales que representan a Dios, Vesta y la historia de la Caída del Color.

El edificio es enorme y se divide en cuatro plantas. La primera es algo así como la Catedral, un vasto espacio abovedado de planta al estilo cruz latina, y una enorme cristalería que ofrece iluminación en grandes cantidades. Es un estilo muy del Gótico, con la diferencia de que posee un altar escalonado de apariencia maya, rodeada en la base por siete sillones de terciopelo en diversos colores, y una enorme estatua de Cristo en la pared, igual al original excepto por los tatuajes de colores que cubren su cuerpo. La ciudadanía adinerada y los políticos tienen libre acceso a esta planta, para rezar sus oraciones.

A la segunda planta sólo puede accederse perteneciendo a la Orden Clerical o con cita previa. Es la principal planta de administración del Clero, dividida en varias plantas de importancia: la Asamblea del Color, situada en el centro, una enorme sala de conferencias de aspecto arcaico en la que se reúnen las Siete Luces para decidir liturgias, leyes religiosas y sacrificios. El Cónclave de la Justicia, sede de la Nueva Inquisición, un tribunal destinado a "juzgar" ante el Dios del Color a aquellos mutantes que deben ser sacrificados para contentarle. El Sanctasanctórum o Sagrario, una sala redonda en la que el Obispado lleva a cabo las liturgias y ceremonias oficiales más importantes. La Capilla de Vesta, lugar en el que las vestales rinden culto a la Madre y se encargan de mantener siempre encendido su Fuego Eterno. Y un enorme salón, la Sala de los Iniciados; en él, los nuevos miembros del Clero deben superar una serie de pruebas para ser dignos de servir a Dios, bajo la supervisión de las Vestales del Mundo; nadie sabe realmente en qué rituales consisten las pruebas, pero todos aquellos que la superan salen en estado de éxtasis y completamente felices. Los que no las superan, desaparecen misteriosamente.

La tercera planta son las habitaciones de las vestales, los obispos y los inquisidores, que habitan en el edificio del Clero. Hombres y mujeres ocupan el Ala Este y Oeste, respectivamente, separados por los baños. Sólo los miembros de estas órdenes tienen acceso a esta planta.

La cuarta planta está destinada a los aposentos de las Siete Luces, acceso absolutamente restringido a todos aquellos que no entren dentro de este grupo, protegidos por miembros de SOLDADO y campos de fuerza. Se divide en lujosos baños y seis aposentos con el más selecto servicio y todos los lujos posibles, además de un salón comedor. Un ascensor redondo colocado en el centro y más protegido que nada lleva a la Cúpula de la Soberanía, aposento de la Autoridad. Nadie lo ha pisado nunca, ni tan siquiera los Arzobispos y las Vestales del Mundo. Se dice que es un planetario en el que la Autoridad habla con Dios, quien le otorga el don de la clarividencia.

En los sótanos tenemos un amplio espacio, oscuro y silencioso, de celdas. Son los Calabozos, y en ellos se encierra a los mutantes que van a ser sacrificados por la gracia del Dios del Color.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day


Última edición por Shedam Mihr-ban el Lun Abr 21, 2008 8:25 pm, editado 2 veces
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Sáb Abr 19, 2008 4:38 pm

Tampoco se adentró en la sede de la Iglesia del Color, la sede de la única religión desde que el mundo era lo que era actualmente. Desde el llamado Color que lo transformó todo hacía ya mil años atrás. Al principio había surgido como todo, un par de fanáticos, un par de locos, ideas sin sentido que poco a poco fueron calando en una sociedad cuyos antiguos dioses parecían haberles traicionado, haberles abandonado. Y ellos les siguieron. Y la hicieron fuerte.

No lo entendía. ¿Cómo podían dar la razón a tales disparates? La religión era un gran arma, llena los corazones poco seguros, los que encesitan saber que hay algo por lo que vivir, algo sobre ellos, superior, que lo controlaba todo. Necesitaban saber que servían para algo, vivían por algún motivo: una misión superior a ellos. Y esa misión estaba condicionada por el Color. Su dios consideró que las anteriores sociedades, paises y culturas eran herejías, habían perdido el rumbo. les dió oportunidades y las negaron y el dios los castigo con el Color. Ahora, gracias a su Santa Iglesia no volverían a cometer ese error.

Pero lo estaban haciendo. ¿No veían que asíe ran controlados, manipulados con sutileza y efectividad? Como ovejas habían sidoe ducados para no levantar la ira de dios. Un dios que era muy posible que no existiera. Eso dejaba todo aquello en que estaban a merced de hombres, hombres que querían que todo estuviera tal y como ellos querían. Y la sociedad obedecía.

Él no. Él se giaba por si mismo. Actuaba porque así lo quería él, no porque un dios, o más bien unos hombres (siete para ser exactos) lo quisieran. Él quería, él decidía. Por no mencionar que esa Iglesia tan santa como se proclamaba defendía els acrifico de mutantes, a los cuales consideraba aberraciones, el casitgo de los actos de los hombres impuros cuyos hijos se convertían en monstruos. Si por ellos fuera él estaría muerto. pero no lo estaba. Podía aquella Iglesia, aquella religión, odiarlo cuanto quisiera, pero, aún así, estaba vivo.

Vivo.
No importaba nada más.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alaya
Novicia de Vesta


Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 03/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Lun Mayo 05, 2008 8:56 pm

Inclinada sobre su telar, la joven Alaya tejía una túnica blanca con apenas un ribete azul en los bordes: la túnica de una novicia. Era para ella, aunque generalmente se ocupaba también de tejer las túnicas de las Vestales de pleno derecho. A veces se preguntaba si, cuando pasó de ser una joven educada en la Capilla de Vesta, que pagaba su manutención mediante su trabajo, a ser una novicia de pleno derecho, su trabajo había hecho algo que no fuera aumentar. Aunque, como todo, tenía sus compensaciones. Por ejemplo, el acceso a nuevos libros y pergaminos, hasta entonces vetados a gente como ella. Acceso al que no sólo tenía derecho, sino hasta obligación. Casi podía oír la voz de su mentora:

-"Es el deber sagrado de una Vestal mantener vivas las enseñanzas de nuestra Diosa en nuestra mente y en nuestro corazón, Alaya. Si te muertas incapaz de recordar todos los secretos de la Diosa, nunca llegarás a nada"

De eso hacía ya cinco años, y a su bagaje de conocimientos sumaba ya, aparte de todos los textos obligatorios, muchos otros que también se hallaban en la Biblioteca. Habría deseado tener acceso a los textos reservados para los miembros del clero masculino pero, cuando se atrevió tímidamente a sugerirlo, no encontró más que oposición.

-"¡Tergiversan el noble papel de nuestra Diosa! ¿Cómo puedes siquiera sugerirlo?"

-"¡La menosprecian! ¡Parece que quisieran someterla a su propio Dios vengativo!"

-"¡Ésas no son palabras dignas de una Novicia de Vesta! ¡Arrepiéntete al instante, Alaya!"

No lo entendía. En los textos que había leído de acuerdo con su eduación, el papel de la Diosa era claro y prístino como el agua y la luz. ¿Cómo podía tergiversarse eso? En otros pergaminos, si bien se añadían ideas diferentes, la fundamental de la Diosa cabeza del mundo seguía intacta.

Reparó en que, distraída, había dejado su labor. Suspiró, y continuó tejiendo.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 6:13 pm

Llegó al Nivel 1 y contempló la sede del Nuevo Clero, de la llamada Iglesia del Color, pensativo. Nunca había entrado en el complejo y no le gustaba el motivo que le llevaba a tener que hacerlo por primera vez. Si por él fuera nunca entraría en aquel sitio. Pero tenía que hacerlo. Suspiró, pensando en ello como en algo inevitable que tenía que aceptar y asumir. Quién sabe, quizá incluso podría sacar algo bueno de todo aquello. Siempre había algo bueno.

Y con estos pensamientos entró en el complejo. Observó el grandioso edificio, tan alto que rozaba casi las nubes. Vanidad de vanidades y todo es vanidad, pensó. Los servidores de dios que intentaban llegar hasta él. Se preguntó cuando su dios destruiría la torre y confundiría sus lenguas envenenenadas. O nunca lo haría ya que dios no existía. Ni él ni Vesta. Solo eran un burdo invento para controlar.

Los hombres crearon a Dios a su imagen y semejanza. Con estas meditaciones en mente, transpasó las grandiosas puertas para diriguirse hacia la llamada capilla de Vesta, preguntandose qué se encontraría allí. Su intuición le decía que Nehekba ya estaría allí, esperando...

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 8:57 pm

Una novicia esperaba sentada en postura de meditación, con una túnica violeta y la capucha echada. En cuanto se acerca a Alfa le mira con una radiante sonrisa. Tenía el rostro redondeado, ojos grandes y agradables. Se incorpora con gracia.

- ¿Alfa DaCore? - dice antes incluso de que se presente. Se había quedado un buen rato observando sus ojos - Acompáñeme.

Abre las enormes puertas de caoba de la capilla de Vesta y le invita a entrar con un ademán y una reverencia. Las cierra tras de sí. El ambiente estaba poderosamente cargado, pero de un modo agradable: olía a incienso y pétalos de rosa en abundancia. Esto último era por las bañeras de piedra que descansaban en el centro de la estancia, por lo demás con suelo de baldosas negras y grises y paredes de caoba con hermosas giligranas. No había electricidad, todo estaba iluminado con antorchas, y en torno a las bañeras descansaban varias velas aromáticas.

Dentro de la bañera había un cortejo de jóvenes vestales desnudas, rodeando a otra figura y riendo con ella. Observan al SOLDADO curiosas, algunas mordiéndose el labio inferior, mientras la figura central permanece elegantemente apoyada, con el cabello cobrizo desparramado sobre el agua.

Sonríe con sus labios carnosos. Era Nehebka.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 9:06 pm

Acompañó a la novicia por unos cuantos pasillos, hasta llegar a unas puertas hermosamente ornamentas. Una vez transpasadas se encontró en una habitación amplia con el aire fuertemente cargado de incienso y otros aromas. La novicia cerró la puerta tras salir de allí, dejandolo solo.

Supuso que tendría que avanzar, ya que estaba allí, aunque no le gustara una pizca, de modo que se acercó, caminando, a las bañeras de piedra. había varias mujeres denudas, a las que trató de eludir con la mirada, aunque algunas soltaban risitas por lo bajo, cubriendse las bocas con las manos. Continuó caminando hasta llegar al centro de la estancia, donde estaba Nehekba Dellanuit, la Vestal de las Estrellas. La miró un momento, tranquilo.

- Buenas tardes, como ves he venido - porque no me quedaba más remedio, añadió para sus adentros.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 9:18 pm

Esas palabras realmente no tenían ninguna gracia, pero las novicias se carcajearon con risillas tímidas y perversas a un tiempo, que acallaron de inmediato tragando saliva ante la mirada que les dedicó su superiora. Sin embargo, la Vestal de las Estrellas también parecía divertido al ver su estiramiento. Podía ver el sutil trabajo de presición que supondría desmontar esa coraza. Al pensar en ello, le sacude una oleada de excitación que embellece todavía más sus refulgentes ojos azul índigo.

Chasquea los dedos, señal silenciosa de que las vestales debían retirarse. Muchas salen tapándose con las toallas y guiñándole un ojo al SOLDADO. Algunas se inclinan sobre Nehebka para depositar en sus labios un largo, suave y un tanto lascivo beso mientras Nehebka les acaricia el rostro con las largas uñas postizas. No parecía importarles incomodar al invitado.

Cuando se marcha, Nehebka vuelve a clavar su mirada seductora y artera en él. Bajo el agua cruza las piernas; los pétalos de rosa cubren de forma muy sugerente lo que el agua insinúa. Le sigue mirando mientras pasa los dedos por sus carnosos labios, entreabiertos.


- Qué descortesía por mi parte, Alfa - susurra con aquella voz sensual y ronroneante - Aún no te he ofrecido nada de beber. ¿Agua? ¿Té? ¿Quizás algo más fuerte...?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 9:28 pm

Las mujeres soltaron una risita antes de salir de las bañeras. Muchas se fueron tranquilamente, cubiertas con una toalla, pero otras, las más cercanas a la gran vestal, la besaron los labios con lujuria. Él fijo la mirada en un punto detrás de todas ellas, esperando a que se fueran, o, mejor, a que él pudiera irse.

Cuando todas desaparecieron, Nehekba habló, adelantandose en el agua con aspecto sugerente y él comprobó su teoria de que iba a repetirse el espectáculo de la otra vez, aunque quizá peor: ahora estaban solos y era el terreno de la vestal. Recordó la pregunta y respondió:

- Nada, gracias - su voz era suave y controlada, para evitar mostrar lo incómodo que la situación le hacía sentirse en su fuero interno. No obstante ella repitió la oferta y él cedio, para no mostrarse descortes -. Agua entonces.

Una mujer, menuda y de bonitos ojos almendrados y ropas livianas, trajó las bebidas (para ella algo más fuerte) y después se fue.

Decidió que era mejor ir al grano:

- ¿Para que queríais que viniera, Vestal dellanuit?

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 9:39 pm

Coge con delicadeza su bebida entre sus manos. Vino tinto, de la mejor reserva, una bebida fuerte y elegante a la vez. Digna de ella, dirían muchos. Se pasa la copa por los labios pero no bebe aún. Su mirada sigue clavada en la de él. Parpadea de forma muy leve, con las largas pestañas que enmarcan la luz de sus ojos.

- Un SOLDADO necesita estar en plenas facultades, ¿verdad? - comenta con su voz aflautada, aunque había un matiz de desprecio en su voz. Entonces ensancha su sonrisa. La lujuria aflora a ellos y a su mirada, volviéndola deslumbrante, evocadora, irresistible - No tan rápido, Alfa...

Súbitamente se incorpora y con parsimoniosa gracilidad, sale de la bañera, caminando como deslizándose. No se molesta en taparse, el agua cae como cortinas por la tersa piel de sus generosas curvas. El cabello cobrizo empapado se desparrama sobre su rostro y sus senos. Camina hasta él, aunque permanece a un metro de distancia. Debido al baño, su olor a fresas y pétalos es más intenso y envolvente que nunca.

- Hay que disfrutar de la mutua compañía antes de hablar de... negocios - derrama un poco de vino sobre la palma de su mano, totalmente impúdica y grácil a la vez, y lame la bebida con la lengua, con suavidad y lascivia. Entrecierra los ojos, divertida y seductora a un tiempo - ¿O acaso tienes misiones de las que encargarte, guerrero?
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 9:49 pm

Traga saliva un momento cuando Nehebka hace el amago de salir de la bañera y, de hecho sale. El agua cae al suelo con pesadez. La mujer tenía el pelo pegado al cuelo, cayendole por la espalda, el pecho y... El agua le recorría todo el cuarpo de piel tersa y sauve, brillante por los aceites y de dulce aroma por los olores de las rosas con las que se había bañado.

Alfa intentó fijar su mirada blanca únicamente en los ojos de la muejr y su rostro. Aunque dada su expresión no era mucho mejor. La lascivia brillaba en las pupilas de aquellos profundos y grandes ojos.

Entonces la vestal derramó el vino sobre su propia mano, llevandose los dedos a loslabios jugosos y humeds. estos se empaparon de vino tinto, rojizo. La mujer deslizó la lengua por los dedos y la palma, lamiendo el líquido oscuro, con un gesto excitantemente lujurioso. Aún sin separar los dedos de sus labios, habló, con voz queda y sensual.

Y, aunque una parte de él quería decir que tenía que irse, que si tenía alguna misión, recordó comoe ra mentira y se obligó a decir lo contrario. Al fin y al cabo un SOLDADO no debía mentir, de ahí nacía su obediencia. En aquel momento odio aquella obediencia duramente arraigada en su personalidad.

- Ninguna, mi señora... - musitó, aunque ella le oyó. Si sus pupilas hubieran sido visible, se habrían dilatado ante aquella visión. Su respiración era lenta.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 10:09 pm

Sigue lamiendo el vino mientras su sonrisa se acentúa. En aquellos momentos casi no había ni rastro de Nehebka Dellanuit. Ahora era Lilith, o eso estarían pensando las jóvenes novicias que se habían marchado. Camina sin prisa, siempre contineándose con esos ademanes sutiles, estudiados y fluídos, el avatar de una diosa en la Tierra. Avanza hasta coger su toalla de seda púrpura, pero no se cubre con ella. Se limita a acercarse lentamente a Alfa con esa mirada imposible de esquivar, secándose el cuello y parte de sus senos en un gesto lánguido, como si fueran las manos de un amante.

Se detiene junto a él, esta vez a menos de medio metro, tan cerca que casi podía rozarle. De repente a sus labios aflora una sonrisa un tanto pícara y tan seductora como siempre y, en una actuación magistral, parece darse cuenta justo en ese momento de que está desnuda, y con exquisito donaire se cubre con la toalla, sólo lo suficiente. Esa muestra de pudor es más sensual incluso que su desnudez. La toalla se pega a sus curvas como una segunda piel.


- En tal caso, debo suponer que es tu día libre - es como una gata con una voz melodiosa que se desliza por los cinco sentidos. Y se acerca más a él, le acaricia la mejilla con la mano que porta la copa de vino, las largas uñas postizas recorren la piel del soldado hasta su barbilla. Adelanta la cabeza y susurra con los labios pegados a ella, consciente de la calidez de su propio aliento - ¿Y qué mejor que hacerme compañía, SOLDADO...? - deposita un cálido beso en su barbilla - La Dama de Vesta en ocasiones se siente sola...

Y se aparta, lo suficiente como para hacerle saber que ha estado a punto de probar la fruta prohibida, demasiado alta como para ser degustada sin más. Bebe otro sorbo de vino y un hilillo resbala por las comisuras de sus labios. Con un dedo se lo seca suavemente y chupa el líquido. Se escucha un suave sonido de succión.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 10:16 pm

Nehekba se acerca con aquellos moviientos suaves y cntinuos, haciendo de la seducción un arte pulcramente estudiado. Se cubre levemente con la toalla, aunque dado lo que se cubre lo mismo daría que hubiera dejado la toalla en su sitio. Mientras se secaba el agua de los pechos, aún sosteniendo la copa de vino entre los fins y largos dedos.

Se acercó hasta él, que estaba parado, detenido en el suelo, incapaz de moverse. Estaba muy cerca... y cuando le rozó con las uñas, se le cortó momentaneamente la respiración. Le susurró al oido y tuvo que contener un estremecimiento que amenazaba con sacudirle la columna vertebral por completo. Y sus labios fueron como fuego ardiente en su piel, gélida y frío en aquel instante.

- No... - susurró con voz queda, inaudible casi -. No, por favor... - añadió. Sabía, era consciente, de la actitud y la insinuación de la vestal, pero no quería aquello. En absoluto. Eso quería creer... No, no lo dudaba. N la quería ni la deseba... ¿verdad?

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 10:26 pm

Aquel fuego ahora corría por sus venas más que nunca. Siente la excitación del SOLDADO y el pésimo intento de cubrirla con una burda máscara de hielo. Y eso la excita a ella. Su sonrisa es totalmente astuta, la mirada dos piedras azules cargadas de lascivia. La sangre bombea en su corazón más que nunca, tenía ganas de depredar. Sin embargo consigue mantener esa apariencia suave, sutil.

- ¿No? - susurra, esta vez pegándose a él, consciente de cada una de sus curvas junto al cuerpo del soldado, de la calidez de su propio cuerpo contra la frialdad que desprendía el suyo. Entorna los ojos y pasa el frío vidrio del cristal de la copa por los labios de él, ladeando la cabeza y acariciándole a su vez la mejilla con un húmedo mechón de pelo - ¿Qué es lo que no deseas, SOLDADO...? - acerca su rostro al suyo, con parsimonia desliza su lengua por su barbilla hasta sus labios, en los que se queda, para hablarle a un centímetro de ellos - ¿No deseas ser la mosca atrapada en la telaraña? Entonces, te concederé el honor de ser la araña...

Los dedos de la mano izquierda recorren su brazo hasta su mano. La coge, y permite que se deslice por sus curvas, su cintura y su cadera, guiada por ella. El SOLDADO notaría la suavidad de la tela mojada y lo que bajo ella se ocultaba. Lilith se muerde el labio inferior de sus jugosos labios y deja escapar un suave, muy leve, gemido de excitación.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Miér Mayo 14, 2008 10:35 pm

El cuerpo de la vestal se acercó más al suyo y lo notó contra él. El joven retrocedó, pero su espalda chocó contra una de las columnas de la estancia y Nehekba lo había seguido. Sintió contra él cada curva de su cuerpo y su respiración se entrecordó de nuevo.Sus dedos rozaron un momento el cuerpo envuelto en la toalla y apartó las yemas, rápido.

Pero la mujer no le dió tregua alguna. Los cabellos del color del cobre rojizo le rozaron las mejillas y el entreabiró sin pensarlo los labios, dejando escapar el aire. Estaban humedos pero conservaban su tacto suave de seda. Escuchó sus palabras en el oido y, de pronto, la lengua de la vestal sobre su piel, lamiendola. Un escalofrío de placer le recorrió esta vez si la espalda, apoyada contra la piedra.

Fue a responder, tratando de eludir aquella trampa, la trampa de una araña experta a la que había tenido que acudir como un cordero amaestrado para su desgracia. No lo hizo, pues ella le había tomado las manos, conduciendolas por su cuerpo, rozando la tela suave y translucida casi de la toalla, y bajo esta... Las palabras murieron en su garganta.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 3:26 am

Pobrecillo, piensa con su sonrisa, sin apartar su rostro ni sus labios, que siguen apenas a un centímetro de los del SOLDADO. Un guerrero de élite y, sin embargo, era tan ingenuo... aquellos ojos blancos relucían de miedo, temor ante lo que estaba a punto de ocurrir en aquella habitación. Un destino del que ella no le dejaría escapar.

Porque él no quería huír. Sus ojos azul índigo eran capaces de captar la lascivia bajo la máscara de temor de aquel jovencito. La deseaba.

Sin alejarse ella ni alejar la mano del soldado de sus curvas, mueve la copa de vino como si fuera un péndulo, para que las pupilas de él siguieran su movimiento. En un gesto lánguido, breve, derrama lo que queda del vino sobre sus senos. Los riachuelos rojos se mezclan con las gotas de agua perfumada, recorriendo su piel. Deja caer la copa al suelo y pasa las uñas por una de esas líneas de vino. Pero esta vez acerca los dedos a los labios de él, para que deguste el exquisito afrodisiaco que eran el vino y su propia piel.


- ¿No encuentras palabras, SOLDADO? - susurra, esta vez deslizando sus labios hasta mordisquear el lóbulo de su oreja. Qué inocente era. Pero ella le arrebataría esa inocencia, y lo mejor de todo, no por la fuerza. Al menos no del todo: sabía que Adam quería probar la manzana. Siente un nuevo acceso de placer - En ocasiones dichas palabras no son necesarias, ¿verdad? Lo único que podemos hacer es... expresar - hace una pausa con un nuevo ronroneo más sensual que nunca - Creo recordar que teníamos una deuda pendiente...

Y retira la mano de su cuerpo, haciendo que la toalla de seda violeta caiga del todo al suelo, volviendo ella a quedar desnuda. Su mano izquierda acaricia su rostro antes de permitir que sus labios atrapen los suyos en un beso tan profundo como lascivo. La mano derecha, con sus uñas postizas, recorre su pecho casi arañándolo, hasta llegar a sus pantalones, que empieza a desabrochar con deliberada lentitud.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 1:09 pm

Sus ojos siguieron el movimiento de la copa de vino, en silencio. El movimiento de ella fue suave y elegante cuando el líquido de rojo color escarlata se derramó sobre su piel tersa y perfumada, entre los senos. Quiso apartar la mirada cuando ella siguió el camino del vino por su piel, con una de esas uñas largas. Lejos le pareció oir el sonido de la copa al caer contra el suelo, aunque en realidad fue muy cerca de ambos. Le pareció también escuchar una risa cantarina, de la vestal, cuando esta llevo los dedos humedos a sus labios.

La escena parecía inverosimil, congelada, y el aroma afrutado del vino entremezclado con el agua con olor a rosas le envolvió los sentidos. Y notó, además, su sabor en los labios. Cerró los ojos un momento. Los abrió con lentitud al escuchar las palabras de la mujer en su oido y como esta le mordisqueaba la oreja.

Entonces ella dejo caer también la toalla al suelo, mostrandose bella, desnuda... Y ella misma le ayudó a no mirarla, al besarle. No puedo evitar responder incoscientemente a aquel beso de lujuria, entrelazando su lengua con la de la vestal. Ella le arañaron el pecho, sobre la camiseta de tela fina... Sus dedos llegaron hasta sus pantalones, y, ágiles, empezaron a juguetear con el cinturó ancho.

Sus labios se separaron y, por unos instantes, él pareció dominar el influjo que ella tenía sobre él. Bajo las manos y agarró las muñecas de la mujer de cabellos cobrizos y hermosas curvas.

- No - susurró, en voz baja y suave, más serena que antes. No iba a desaprovechar esos momentos de luzidez tan escasos con ella -. Espera un momento - pidió y la miró un momento a los ojos -. Dime, ¿cuántos años tienes? - se preguntó si realmente importaba... ¡Si! Claro que importaba, él no quería eso. Aquella mujer ya le había robado el primer beso, y, aunque nunca había dado excesiva importancia a aquellos asuntos, no quería que se llevara más sin su permiso. No quiso plantearse la pregunta estrella: ¿el quería aquello? ¡No! ¿cómo iba a quererlo? ... Quizá si. Tenía que admitirlo: ella era hermosa, bella. Pero, aún así... No era suficiente. Se humedeció los labios, repentinamente secos, con la lengua y continuó -. No quiero esto. Porque... ¿y después? Esto para ti no significa nada. No quiero pasar a ser un nombre más en tu lista, vestal.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alaya
Novicia de Vesta


Cantidad de envíos : 7
Fecha de inscripción : 03/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 1:53 pm

Aparte, muy aparte de la zona en la que la Vestal de las Estrellas, una de sus mentoras, se reunía con su amante, Alaya devoraba los libros que había tomado de la Biblioteca. Algunos de ellos tenían cosas ciertamente perturbadoras. ¡En uno de ellos se presentaba a la diosa Vesta como diosa virgen! Si eso fuera cierto, ciertamente la Diosa no habría permitido el comportamiento de sus sacerdotisas...

Sacudió la cabeza. Pero, si fuera cierto, eso explicaría por qué ella se sentía tan mal con la actitud un tanto libertina de las vestales de su alrededor... De hecho, a su edad, pocas eran ya las novicias que no habían probado ya los encantos del placer, masculinos o, más comúnmente, femeninos, pero ella siempre había sentido una cierta aversión al respecto.

Miró a la estatua de la Diosa, y sus ojos parecieron corresponderla. Entonces... no, no había sido un sueño. La Diosa había cerrado los párpados brevemente, en un gesto de afirmación... o aceptación.

Escuchó pasos. Enrolló rápidamente el pergamino y tomó otro más ortodoxo. Estudiaría aquel nuevo y desasosegante aspecto de su Diosa más tarde... cuando nadie pudiera censurar sus lecturas.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 4:40 pm

Sonríe con placer. No se resiste cuando el soldado coge sus muñecas con sus manos, que estaban frías, heladas. Al contrario, ese resquicio de cordura en el SOLDADO la estimula todavía más. Un intento de negar los impulsos, de resistirse al placer del Diablo. Disfrutaba.

- ¿Mi edad, Alfa? - susurra con aquella voz acariciadora y musical - ¿Acaso importa? - Se pega aún más a él. No libera sus muñecas pero sus labios comienzan a juguetear con su cuello, dándole suaves mordiscos. La calidez de su aliento se desparrama sobre él. Su coronilla queda a la altura de su nariz cuando ladea la cabeza, pese a que ella es un poco más alta, de modo que con toda probabilidad notaría su perfume, más embriagador que nunca - ¿Qué tiene de malo dejarse llevar por los instintos? - desde su posición le mira a los ojos. Los de ella, dos vórtices azul índigo que atrapan con dulces cadenas - ¿Dónde está escrito que la lujuria sea un pecado...? Somos humanos, guerrero... - se pega más a él, cada una de sus curvas en el cuerpo del muchacho que muy pronto sería hombre - Déjate llevar... y utilízame, como yo te utilizo a ti.

Su ronroneo es pícaro y suelta una suave risa, que suena como la del súcubo deleitándose con su tentación. Mordisquea su labio inferior mientras sus manos, aún sin liberarse, desabrochan y casi rasgan la camisa del SOLDADO.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 11:22 pm

Cerró los ojos un momento, escuchando las palabras de la vestal, mientras esta rasgaba la camisa, tirando los restos al suelo. Notaba los labios humedos y dulces en su cuello, y lo echo atrás, incoscientemente, mientras se mordía el labio inferior. La voz, seductora, intentaba convencerlo, pero él opinaba diferente. sabía que estaba perdido, en terreno enemigo y sin posibilidades de escapar, pero aún así tenía que intentarlo.

- No quiero ser utilizado, no por tí, ni para esto - respondio como pudo, pero su voz se oyo levemente entrecortada. Intentó apartarla, colocando las manos en su vientre para empujarla, pero ella le respondió pegando su cuerpo más a él. Nehekba ronroneaba con deleite.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 11:34 pm

Sonríe al verle atrapado y al ser ella su captora, y súbitamente aparece un brillo de acero en su mirada. Su movimiento es demasiado veloz como para que él pueda notarlo pese a su evidente habilidad como SOLDADO, y más en esa situación. Aprieta las uñas en su pecho hasta hacerle algo de daño y luego, sin liberar aún las muñecas, le empuja con la violencia de su lujuria al suelo. En cualquier otra circunstancia él la hubiera detenido, era más fuerte como guerrero y sus reflejos más rápidos, pero aquel era su terreno, y la mosca ya estaba lo suficientemente atrapada en su telaraña como para haber podido defenderse.

El SOLDADO cae al suelo. Nehebka le mira desde arriba antes de colocarse a horcajadas sobre él, con parsimonia. Recorre su pecho con lentitud hasta su rostro, que acaricia una vez más, clavándole un poco las uñas y haciéndole daño, el suficiente como para desatar su lascivia. Ladea la cabeza casi con inocencia.


- ¿Acaso me tienes miedo, mi querido Alfa...? - ronronea, relamiéndose - ¿No temes más faltarle el respeto a la Vestal de las Estrellas con tu rechazo...? - sin embargo, a juzgar por el brillo de placer y lujuria de sus ojos, no le había importado en absoluto esa reacción estirada. De hecho, le había encantado. Se inclina sobre él, desparramando el cabello cobrizo sobre su pecho, que empieza a recorrer con suaves besos - Veamos si bajo esa apariencia se oculta un hombre...
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Jue Mayo 15, 2008 11:45 pm

Solto un gemido incoscientemente cuando ella le clavo las uñas en la piel. El aire abandono sus pulmones y él jadeó levemente. Ella le agarrada las muñecas, impidiendole contrarrestar sus movimientos. Eso quería creer, la opción de que realmente no quería detenerla no quería considerarla.

Ella le tiró al suelo, montandose, a horcajadas, sobre él. Una vez en esta posición, la mujer recorrió la pieol desnuda con las uñas, arañandole. Él entrecerró una vez más los ojos blancos, apoyando la nuca en el suelo. Bajo las manos Nehekba podía notar la respiración acelerada, el corazon desbocado, latiendo.

Intentó hablar, mirandola...

- No te temo - sentenció como pudo. Era cierto, completamente. ünicamente haberse negado hubiera repercutido mal en su carrera, habría sido contraproducente. A la vista de lo que ocurría quizá debería haberse arriesgado...

Las uñas postizas hicieron soltar una gota de sangre en su pecho y Nehekba lamió la herida con lascivia. Él clavo las uñas en el suelo, notando de pronto su piel ardiendo. Había pasado del frío al calor.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Vie Mayo 16, 2008 1:32 am

Sonríe mientras sus labios continúan descendiendo, por su pecho y su abdomen, para detenerse en su ombligo. Su cortina de cabello cobrizo todavía húmedo se desparrama sobre su torso desnudo y parte de su rostro. Se incorpora aunque sin permitirle escapar, todavía a horcajadas, y vuelve a subir, lamiendo su pecho y su cuello, como una serpiente que repta hasta su objetivo: el pobre ratoncillo al que se disponía a devorar. Y él se dejaría devorar.

- Si no me tienes miedo - deja que su voz se deslice por sus sentidos con la misma sensualidad, mordisqueando su barbilla y acariciándola con las largas uñas - no huyas, mi pequeño Alfa. Salda tu deuda y desciende conmigo a los abismos del placer.

Devora una vez más sus labios, explorando su boca, excitada por el temblor del SOLDADO y su piel ahora ardiente. Su mano izquierda desciende hasta su pantalón y tantea lo que la tela oculta, llevándole con toda probabilidad a las cimas del placer.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Vie Mayo 16, 2008 12:59 pm

Arqueó la espalda, sintiendo lo labios humedos y la lengua de la vestal en su piel. Un escalofrío le recorrió el cuerpo cuando ella se detuvo, alzando la cabeza y arrastrando el cabello mojado del color del cobre por su pecho. Apenas escuchó las palabras que ella decía, siendo incapaz de pensar siquiera; su voz, dulce y melodiosa, llegó a sus oidospero las palabras tardaron en tomar forma en su mente.

Quisó decir algo. Aquella deuda, apenas recordaba cómo la habría contraido, nunca había sido tan alta apra tener que saldarla de aquella forma.

Los dedos de la mujer lerozaron los pantalones, en la entrepierna y él soltó un gemido involuntario. Quisieralo o no, estaba abandonando poco a poco la cordura, entre las caricias y besos de fuego de Nehebka. Porque dejarsellevar por la tentación parecía tan sencillo... y tan deseable...

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Nehebka Dellanuit
Vestal de las Estrellas


Cantidad de envíos : 24
Fecha de inscripción : 07/05/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Vie Mayo 16, 2008 3:23 pm

Y el hielo se resquebraja del todo.

No el suyo, el de él. Lo ve, totalmente envuelto ahora en su propia vorágine de fuego. La máscara de Nehebka desaparece del todo en ese ardor. Los ojos azul índigo relucen: Lilith se saciaría esa noche, y su víctima también.

Y una vez más sonríe, con sus labios pegados a los suyos, sin variar la postura ni sus caricias. Permite que la luz blanquecina de sus pupilas se ahogue en su mar azul índigo.


- Cede tus barreras - susurra. Era increíble cómo su voz sensual podía ser la del Diablo, y a la vez la de un ángel -, te llevaré a mundos que jamás pensaste siquiera que existirían, SOLDADO...

Sus labios vuelven a atraparle mientras su mano arranca de una vez el cinturón, deshaciéndose luego de lo que sobraba: los pantalones.

----------------------
------------------------
-------------------------
(Para algo tenemos imaginación...)
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Vie Mayo 16, 2008 3:33 pm

Cuando abrió los ojos siendo plenamente consciente de nuevo de todo lo que le rodeaba las pupilas habían desaparecido. Se llevó los dedos a las sienes, volviendo a cerrarlos. Durante el placer en el fondo de los ojos blanquecinos se habían marcado las pupilas negras, agrandandose. Pero, ahora, una vez pasado aquello, los ojos volvían a ser completamente blancos.

Abrió los ojos una vez más y recabó en un detalle: estaba desnudo. Poco a poco los recuerdos de las últimas horas acudieron a su consciencia y él los reviso, paralizado en el suelo como estaba. ¿Qué...? Tanteó la piedra del suelo y recogio sus pantalones para vestirse. Al levantarse para ello se dió cuenta de que los hombros loe temblaban compulsivamente. Se apoyó en la colmumna un momento, en la misma en la que, horas atrás, Nehekba le había besado. Se apartó, turbado. Cotempló con una mueca la camiseta blanca, o, más bien, lo que quedaba de ella. De nada le serviría de modo que la dejó ahí.

Salió de la habitación y se topó con una novicia en la puerta. Estuvieron a punto de chocar. Se dio cuenta de cuán distraido iba. La muchacha balbuceó algo, pero él no la prestó atención en absoluto, yendo por el pasillo, sin parpadear apenas, aún sin creer lo acontecido.

Aún cuando salió del edificio del Nuevo Clero tenía el olor a rosas en su piel.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero   Hoy a las 2:57 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Sede de la Iglesia del Color // Nuevo Clero
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» Rangos del clero
» color cesped
» Nuevo Tecnico de Sportivo Italiano
» Eleccion del nuevo patriarca
» Comienza un nuevo ciclo ...

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Rising Heroes :: La Ciudad :: Nivel 1 - Zona Gubernamental-
Cambiar a: