Bienvenidos al futuro
 
ÍndiceGaleríaFAQBuscarMiembrosGrupos de UsuariosRegistrarseConectarse

Comparte | 
 

 Las Ruinas de la Iglesia...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo 
AutorMensaje
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 3:47 pm

Ya nadie recuerda lo que fue antes del Color, han pasado demasiados años, se ha olvidado... Pero aún quedan vestigios de quienes sobrevivieron y trataron de transmitir sus vidas anteriores. Fue quemada y la madera que la componía ahora está calcinada, negra, retorcida. Queda la peidra, gris y ahumada por la quema.

Los bloques de piedra han caido al suelo, levantando polvo y, de la humilde cúpula, no queda nada. se mantienen las puertas en pie de puro milagro, y, encima de ella, una vidriera rota que, antaño, pudiera haber sido hermosa. Dicen que aquí vivía antes un sacerdote que aceptaba con amabilidad a todos los que iban a la iglesia, antes de ser esta destruida, sin distinciones.

Quizá por la bondad de ese hombre esté esa luz... No se sabe de donde viene pues los rayos del sol no alcanzan este nivel subterraneo, pero ahí está, blanquecina, hermosa, pura. Un haz de luz que incide directamente sobre la estatua de Cristo. La faz está mellada, y tiene arañazos, pero, nadie sabe como, ha sobrevivido. Ocupa el centro de la pequeña iglesia, detrás del altar del cual apenas queda nada. Y delante de ella, entre la piedra, unas flores...

Los bancos son de madera, se quemaron, si, pero alguien devoto de aquel lugar trajo otros. Son pocos, pero suficientes: también son pocos los que visitan el lugar. Pero esos pocos afirman que trae más paz que cualquier iglesia del Nuevo Clero. Aquí no hay imagenes de Vesta ni nunca las hubo...

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 4:04 pm

Caminando por el nivel 6 se dió cuenta de que no quería subir a los niveles superiores, más llenos de gente. Quería tranquilidad. Los acontecimientos recientes requerían de un rato a solas. Y, así, llegó hasta las ruinas de la iglesia. No sabía qué era cuando las vio a lo lejos por lo que se acercó, atraido por la curiosidad.

Apoyo la mano en la poieodra y pasó las puertas de madera que, extrañamente, seguían en pie y chirriantes. El interior era asombroso. El techo se había derrumbado y apenas quedaba de las paredes, había unos bancos de madera. Frunció el ceño. Era una... Vio la estatua de Cristo... ¿Iglesia? Si, eso parecía. pero, ¿iglesias en el nivel 6? le extrañaba. Aquel lugar era refugio de mutantes y peores que los mendigos. ¿Quién se molestaría en hacer una iglesia ahí? El Nuevo Clero no. Sin ninguna duda.

En otras circunstancias se habría ido, no le gustaban esos sitios, pero aquella vez fue diferente. Sin saber muy bien por que, se acercó a la estatua del hijo de Dios y Vesta. Observó el pie de la estatua.

- Me pregunto... - dijo en voz alta sin darse cuenta. Hablaba para si mismo -... qué hará esto aquí. ¿Cómo es posible que el Clero lo halla permitido? Me pregunto por qué la gente acudía a estos lugares... solo distribuyen mentiras. Es claramente una forma de tener controlado al populacho... ¡es tan obvio! Y venían, vienen, van, sabiendolo. ¿O acaso no se percatan de la ralidad? Me pregunto porque no viene el nombre de Vesta.

Se refería al pie de la estatua. No había imagenes de dios o vesta en la iglesia. pero quizá se rompieran o borraron. Lo que lo desocncertaba era el pie de la estatua. Allí solía poner siempre, en cualquier imagen de Cristo "He aquí el Hijo de Dios y Vesta" pero en esta no ponía nada de Vesta...

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 4:18 pm

Acudía allí cuando buscaba paz.

No dejaba de ser curioso, regresar a un escenario de sus recuerdos para encontrar serenidad. Pero ya había asumido tiempo atrás que era su sino vivir permanentemente en las brumas del pasado, atormentado y sosegado a la vez. No podía huír, tal era el destino de una sombra.

Y allí, sumergido en las tinieblas de la iglesia y de su propio subconsciente, se da cuenta de que no está solo. Lo presiente antes incluso de que alguien traspase las destartaladas puertas. No dice nada, sus ojos verde jade no muestran emoción, no interrumpe el momento de soledad que seguramente el lobezno de ojos blancos también necesita. Era posible que no se percatara de su presencia en su meditación.

Entonces, decide romper el silencio. Aunque su voz profunda y enigmática no parece romperlo, realmente, sino unirse a él. El silencio y las penumbras se llevaban bien:


- Nos atormentamos para buscar paz... - dice, sin aclarar a qué se refiere con sus palabras -, tal vez por eso nos arriesgamos.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 4:27 pm

Oyó una voz profunda tras él. No se había dado cuenta de que hubiera nadie más allí... No había visto a nadie, pero tampoco había captado ninguna mente. Se volvió y, esta vez si, se percató de dos iris del color del jade en las profundidades de la iglesia. No suspiró. Raven. Eso explicaba que no lo hubiera visto, pero tenía que estar muy distraido para no haber notado su presencia.

Después de lo ocurrido tampoco podía esperar estar muy lúcido. Se apartó de la estatua y se sentó en uno de los bancos, de espaldas a Raven. Sus movimientos eran lentos. Su mente estaba pensando cada paso, cada gesto con gran parsimonia. Clavó la mirada meditabunda en la estatua de nuevo, bañada por una luz desconocida. Era diferente a cualquier otro sitio "sagrado" que hubiera visitado.

Recordo las palabras de Raven y respondio, con voz fría, ida, ligeramente cruel:

- Entonces eres estúpido.

No añadió nada más. Su pensamiento estaba claro en aquellas palabras. Ni Dios ni Vesta existían, y seguramente ese Cristo tampoco. Querer hallar la paz en algo que no existía era una tonteria.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 5:11 pm

Qué fácil hubiera sido enfurecerse y entablar un combate por aquel insulto. Fácil, pero, ¿necesario...? Su maestro... aquel que años atrás regentaba ese lugar, le había enseñado a extirpar el orgullo y la necedad. Le había concedido paz. Pero no era una paz luminosa, o la serenidad de alguien que no carga con ningún peso sobre sus hombros y no tiene nada por lo que sufrir. Era una paz negra: vivía en una constante penumbra que no era la felicidad ni tampoco el infierno, sino un "aquí" donde sí existía el aire. Donde podía respirar. Con eso era suficiente.

- El ser humano es estúpido - dice con la calma de su tonalidad grave, profunda -, es algo intrínseco en nosotros - hace una pausa -, por eso cometemos errores... errores que luego sólo podemos tratar de enmendar... - él no ve sus ojos, pero reflejan una tenebrosa melancolía que ya forma parte de él. Le observa como si tuviera flechas en vez de pupilas - Al igual que tú, lobezno, sigo siendo humano.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 5:20 pm

Aquella voz era grave y profunda, se entremezclaba con las sombras que no podía ver él y así parecía envolver aquellas ruinas. El joven soldado subió los pies al banco y apoyo la barbilla en las rodillas, mirando lo que quedaba del retablo y el altar. Su mente se encontraba en blanco, casi sin analizar lo que ocurría a su alrededor. Casi. estaba tan acostumbrado a ello que era algo ineherente a su naturaleza, lo hacía automáticamente.

Pensando en las palabras de Raven aventuró para si mismo que el fallo del cual hablaba era la muerte de su hija y su mujer. La vez anterior lo había atacado con aquello. Era consciente de que, en evz de hablar, debería luchar contra él para atraparlo y encarcelarlo como era su deber. No tenía animo suficiente.

Encontró un leve fallo en la argumentación del mutante.

- Los mutantes no son humanos - usó sion pensar en ello la tercera persona, a pesar de que él mismo era también un mutante.

Errores... Sus facciones se convirtiern en una mueca un momento, recordando. Nunca habia cometido un solo error, no podía permitirselo... Hasta ahora. Y le atormentaba. Además ese tipo de error. Y, sin pensar por una vez mucho en sus palabras, simplemente le salio, preguntó:

- ¿Y tú como vives con tus errores? ¿Como evitas que te devoren?

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 5:41 pm

Cierra los ojos. En medio de la negrura baja levemente la cabeza. Al cerrar los párpados se encuentra con otro tipo de tinieblas: las suyas, las de su alma y no las de su cuerpo. Quizá él mismo realmente no fuera humano, tal y como había apuntado el lobezno. Tal vez ahora viajaba en un constante limbo entre la vida y la muerte, en el cual no pertenecía a ningún sitio, y era tan omnipresente e invisible como cuando utilizaba aquello que muchos llamaban "don", y otros "maldición".

Al entreabrir los ojos, éstos se convierten en dos rendijas verde jade que titilan. Rara vez mostraban sentimiento, pero en aquel momento así era.

¿Evitar que sus errores le devoren...?


- ...jamás lo he intentado - responde con un deje de resignación tras el misterio, y no añade nada más al respecto. Permite que el bendito silencio se prolongue antes de añadir: - ¿Puede un error atormentar a un perro de presa? - obviamente se refería al SOLDADO.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 5:54 pm

Se había ido de la lengua... Recayó en aquello demasiado tarde. Debía pensar bien antes de hablar, se dijo a si mismo. Cerró un momento los ojos y, al hacerlo, a su consciencia afloró la imagen de Nehebka con sus cabellos de cobre, hermosa y lasciva. Se sacudió la imagen de la mente. ¿Por qué no podía olvidarlo?

Esucho a Raven tras de él, pero no volvio la cabeza, mirando al suelo, con la barbilla sobre las rodillas. Apoyó bajo ella la mano. No llevaba puesto el uniforme de SOLDADO, si no que era una camisa ancha, que le quedaba demasiado grande, blanca. Le cubría las manos incluso recogiendose las mangas, mostrando solo las puntas de los dedos. Los pantalones, de mismo color, le eran también varias tallas más grandes de lo que le correspndía a su complexion pequeña y, aparentemente, débil.

- A ti hay errores que te atormentan - puntualizo agudamente. Al fin y al cabo también aquel mutante había sido, antaño, un miembro del brazo armado del Senatus.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 6:43 pm

Casi sonríe, en aquella sonrisa que de cuando en cuando decidía aflorar a sus labios. Es una mueca leve, un rictus extraño que atraviesa su rostro hermético de manera extraña, divertida e irónica. Era la sonrisa de un hombre sorprendido por su propio destino, fuera cual fuera ese sino.

- ¿Puede el tormento atormentarse? - susurra. Su pregunta retórica es su respuesta, aunque realmente no revelara mucho. Se mueve para exponerse un poco más a la luz, sólo un poco: la estatua de hielo que él era continúa en la ruinosa esquina, cabizbaja, con los brazos cruzados. Una imagen imponente y aterradora en su tristeza fantasmagórica - Tal vez yo ya no tenga salvación, lobezno - aquella frase sonaba extraña, demasiado directa para ser pronunciada por aquella voz. No así la siguiente, tan envuelta en un halo de misterio como todo él: - La inocencia es un sueño efímero que vuelve a nosotros cuando deseamos escapar de la realidad, aunque no sea más que un burdo reflejo de lo que fue...

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 6:50 pm

Inocencia... Un gemido lastimero surguio de su garganta, al escuchar aquello, atormentado como había dicho Raven. Hundió el rostro entre la tela blanca y se agarró el cabello con los dedos, haciendose daño verdaderamente. Las lagrimas afloraron por proimera vez a sus ojos. No había llorado aún... se dió cuenta de que lo necesitaba verdaderamente. Fueron lágrimas de amargura, derramadas en completo silencio.

¿Cuándo había sido la última vez que había llorado? No lo recordaba claramente... recurdaba un laboratorio, él estaba en una de las mesas, hacía tantos años... Había tenido miedo y la electricidad le había hecho daño. Era la última vez que recordaba haber llorado, hasta ahora.

<<Estas siendo patético>> se dijo con rudeza a si mismo. No era una vocecilla ajena como decían muchos, él sabía que era érl mismo. Sabía que tenía razon. Su enemigo estaba tras él, y se había puesto a... ¿llorar? Resultaba patético. ¿Cómo iba a esperar ahora que le tomaran en serio? Se clavó las uñas entre el pelo. Pero no lo podía evitar.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 7:05 pm

Y Raven continúa envuelto en aquella brumosa negrura, sin descruzar los brazos, únicamente bajando un poco la cabeza y en apariencia ensimismado, dado que el brillo verde jade se ve mitigado por una película de oscura melancolía. Una vez más parece una pantera, el felino que decide apartar la vista y hacer voto de silencio ante la debilidad del cachorro. La respeta, como respeta sus lágrimas. No las ve ni las oye: las siente. Su empatía era como un sexto sentido, y tal y como solía ocurrir siempre en esos casos, le dolía más que lo que cualquier sufrimiento propio pudiera ocasionarle.

Aun siendo un SOLDADO, un sabueso del Gobierno. Algo que él había sido.

Súbitamente se fusiona con las sombras, y en cuestión de milésimas aparece delante de él. La estatua de mármol ahora observa al lobezno a metros de distancia, frente a él. Su silueta queda a medias envuelta en las penumbras, a medias envuelta en la luz, el único resquicio luminoso que incidía directamente sobre la estatua de Cristo. Era una metáfora viviente de lo que el mismo cuervo era: demonio y ángel, luz y oscuridad... pero condenado a vivir en las sombras de su propio espíritu. Para siempre.


- Y pese a nuestros esfuerzos por extinguir la luz... - musita, casi para sí mismo, aunque sin quitarle ojo - ...siempre queda un resquicio - parece que la luz inexplicable de la iglesia aumenta su fulgor - Siempre podemos encontrar algo similar a la salvación.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 7:15 pm

Levantó la mirada un momento. Raven estaba delante de él. Se preguntó que pensaba... Tragó saliva, intentando secarse las lágrimas con las mangas que le quedaban demasiado anchas. La sal de las lágrimas se le había quedado en laos mejillas y al pasarse la lengua por los resecos labios sintió el sabor salado. No quería mostrarse así. ¿Qué había pasado? Aquel día estaba siendo horrible. debería haberse quedado en la base, haber intentado dormir un poco más y haber llorado allí en vez de delante del enemigo. ¿Qué esperaba acaso? ¿Compasion? Imposible: eran enemigos al fin y al cabo. ¿Qué lo ocurrido desapareciera? Solto una risa neviosa, sin pretenderlo. Claro. Incosciencitemente deseaba aquello, retroceder en el tiempo y borrar lo ocurrido, pero era imposible.

Fue incapaz de decir nada. De pronto tenía mucho frío y temblaba. Miraba a Raven con una mezcla de miedo y tormento en los ojos blancos. Y esos ojos que una vez Raven comparo con la luz, parecieron un pozo de oscuridad y penas mucho más hondo que el suyo propio. Tanto que asomarse a él daba verdadero vertigo.

Lo musculos de los hombros del niño estaban tensos, listo para saltar e irse. Pero era incapaz de hacerlo. Sin pretenderlo había revelado algo a aquel mutante que nadie debería haber visto de él: su dolor.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 7:38 pm

Y durante unos instantes, la estatua tiembla.

Los recuerdos son caprichosos: por mucho que intentase controlarlos, de vez en cuando alguno conseguía escapar de la caja de música, en un requiem lento, doloroso y destructivo. Al igual que en ese lugar no veía ruinas, sino rostros alegres, que en cuestión de segundos se vuelven caras de pánico entre las llamas. Aquel requiem corría ahora por sus venas como un dardo emponzoñado. Le obliga a cerrar los ojos, a hundir el rostro en su mano derecha, a intentar contener todo aquel tormento que se denota en ese temblor. El aura de tinieblas ahora es casi visible, y él es su propio cautivo.

Porque era demasiado ver aquel otro rostro infantil tan conocido por él, tan tierno y dulce, en las lágrimas del SOLDADO. El de una niña. No pudo resistirlo cuando ocurrió y no podía resistirlo ahora.

Se une de nuevo a las sombras, para protegerse, para sumergirse en esos abismos en los que la amargura se disipaba. Parece haberse ido, pero súbitamente una mano se cierra en el hombro del lobezno, sin producir ningún sonido.


- El dolor es algo que no podemos eliminar - dice tras él la voz de Raven, sentado en el banco. Suena controlada, pero más profunda que nunca a la vez que humana. Es una voz cálida y envolvente - Ni debemos... - hace una pausa - Sólo podemos convivir con él, convertirnos en la mismísima agonía.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 7:51 pm

Había perdido la consciencia de la presencia de Raven cerca cuando una mano fuerte y segura se cerro sobre su hombro. Fue un contacto leve, se dio cuenta que era la primera vez en que se tocaban. Abrió los ojos. Las lágrimas habían parado y se aparto las manos de la cara. Trago saliva, atragantandose casi. La voz del aparente enemigo sono más cálida de lo que jamás hubiera podido imaginar.

Se volvió con lentitud y le miró a los ojos. El muchacho tenía los suyos propios enrojecidos por las lágrimas que le eran tan ajenas en su vida, pero, aún así, Raven sintió algo extraño en aquella mirada. No era la frialdad típica de Alfa. Era algo similar a la compresión y la compasion entre mezcladas, pero sin ser tampoco eso.

- Duele - musitó el muchacho. Su mirada, si, parecía levemente ida, como mirando no solo más allá de las sombras en las que se ocultaba normalmente Raven, si no también de la materia. Una sonrisa terriblemente amarga afloro a los labios del joven. Sin pensar mucho en sus actos ladeo la cabeza, apoyandola en el brazo que Raven había puesto junto a él, en su hombro.

Sus capacidades psíquicas eran muy vanas: captaba y sabía. Podía llegar a saberlo todo de una persona, todo dependía de la mente contraria y la persona. A veces captaba solo pensamientos, otras, historias enteras. En aquel momento había visto el dolor del mutante al ver morir y llorar a su hija. Un sentimiento de gratitud desconocido le impulsó ha hacer una locura.

- Yo sé cosas sobre ti - dijo mirando a la estatua de cristo.

Era justo que él supiera de él. Ya no le dolía la imagen de lao vestal, estaba mejor, más tranquilo. E intuía que el mutante no lo veía debil y patético como había creido... Cerro los ojos y se concentro en la mente de Raven. Hizo, no sabía bien como, aflorar otros recuerdos. El de su mujer, el de la concepción con ella de su hija. Pero, tomando el recuerdo de una arpia a la que el hombre odiara, cambio por ella el rostro de su mujer. No le mostro nada más. No podía soportarlo él mismo. Se preguntó su el mutante sabría desgranar el mensaje tan burdamente mandado...

Prefería que no. Simplemente había hecho aquello, tomando los recuerdos de Raven prestados, mostrarle el porque de su dolor. Se había sentido en deuda con él.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 8:16 pm

No se aparta. Suponía que era la faceta del padre que una vez había sido, o tal vez era el propósito que se había marcado años atrás: conservar el calor que le quedaba para rescatar a los demás, pero no a él. Un ángel caído enviado del cielo, podría ser una buena metáfora para lo que era. O un cuervo solitario. Casi ríe por estos pensamientos.

Y aunque no muestra emoción, no puede evitar entristecerse al observar esos ojos que desentonan tanto con el lobezno. Dos piedras blancas demasiado profundas y curtidas con años de dureza, en un rostro demasiado joven.

Y de repente algo hurga en sus memorias, como un alambre afilado removiendo su mente. Y puede verlo. Puede ver la reluciente sonrisa de una mujer. Una figurita menuda agitando unos tirabuzones caoba y la dulce e infantil voz de... pero de repente la sonrisa de su esposa se transforma en la mueca lasciva y lujuriosa de otra mujer. Entrecierra los ojos y por una vez sus ojos verde jade titilan de verdad. Su mano vuelve a temblar ante aquel montaje realizado con sus propios recuerdos.

Y desaparece, el cuervo vuelve a unirse a la penumbra. Tal vez con demasiada velocidad, con una agilidad felina extraña en alguien tan sereno. Transcurren unos segundos hasta que la voz de Raven surge de algún lugar de la iglesia, demasiado ronca, esa gravedad que en muchos es capaz de despertar un temor primigenio:


- Los recuerdos sólo son recuerdos... - parecía decir aquello sin sentirlo realmente.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 8:25 pm

Apartó la mirada al suelo cuando, bruscamente, Raven le suelta y se funde con las sombras. Apoya la mejilla sobre el brazo y mira al infinito. Al parecer había cometido un error más ese día. Aquel contacto, aquella mano recia y fuerte sobre su hombro, había sido agradable. Como un ancla, un recuerdo de que la realidad hay que vivirla y no hundirse en los recuerdos. Y, sin embargo, había metido la pata al hacer aquello. Aquel contacto le había gustado.

Supuso que habría sido cruel tomar unos recuerdos felices para trangiversarlos y, si podía decirse aquello de él, se arrepintió. Miró un momento hacia donde estaba oculto raven, viendo su contorno oscuro donde en realidad él no veía sombras. Quiso disculparse, pero ese impulso despareció al instante. Él no era así.

Levantó la mirada y observó el techo inexistente de la iglesia en ruinas. casi se había olvidado de donde estaba. No sonrió, pero para si mismo casi lo hizo: su mente volvía a estar clara, lúcida, fría y aguzada como debía. En gran medida debía agradecerselo a aquel mutante. Se volvió hacia él de nuevo.

- Gracias - dijo. Su voz volvía a ser neutra. Parecía que, gracias al contacto de aquella mano en su hombro, todo su dolor se hubiera transmitido a raven, que ahora estaba oculto y voz sonaba dolida; mientras que la serenidad del líder del ABYSS había ido a parar al muchacho -. Aún así no esperes que esto influya en el campo de batalla.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 8:47 pm

Raven sigue sin hacer acto de presencia. O tal vez sí. Como cada vez que se unía a las sombras, estaba en todos los lugares y ninguno, sustancialmente lejos de toda luz. Aunque desde su posición, fuese cual fuese, sonríe. Una leve mueca, tan misteriosa como siempre.

- Una batalla es una batalla - dice desde arriba, desde detrás, a metros frente a él... - Aunque luchemos contra nosotros mismos - las sombras se ondulan, comienzan a alejarse - Adiós, lobezno.

Y tras unos cuantos segundos, lo único que quedan son las propias penumbras de la iglesia, sempiternas y profundas. La oscuridad del cuervo ya no estaba.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Alfa DaCore
Recluta Sombra de SOLDADO


Cantidad de envíos : 265
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Vie Mayo 16, 2008 8:50 pm

- Adios - susurró él también con una sonrisa débil -. Una batalla es una batalla, y siempre se lucha para ganar. No lo tendrás fácil, te lo aseguro.

Sabía que el mutante ya se había ido y no le oiría, pero lo susurró, quizá para si mismo. Se levantó del banco y contempló una última vez la estatua de peidra daña, la luz y sus propias lágrimas e el suelo. Las piso y salió de allí sin dudarlo.

_________________

¡Qué triste estás!
¡Qué solo estás!
Pero ahora si, jamás te ahogaras
como los demás.
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Lun Ago 11, 2008 7:59 pm

Aparece en "ese lugar", y aunque no permite que nada enturbie su expresión tan alerta como serena, siente una punzada similar al miedo. Ese escenario de sus recuerdos, en el que tanto dolor experimentó en el pasado, siempre ha sido solo suyo, para acudir a los recuerdos en soledad; y no se ve capaz de ocultar demasiado bien ni la melancolía ni el tormento interno cuando posa sus pies en el suelo cubierto de madera, en la estatua de Cristo iluminada por un misterioso haz de luz que proviene de un lugar desconocido.

Pero ahora no puede preocuparse por ello, como tampoco le importan las marcas humeantes de los brazos, maltratados por la luz. La deja en el suelo y de su cinturón multiusos saca algo que siempre le acompaña, una pomada hecha con hierbas y que varios miembros del ABYSS, incluído él mismo, suelen fabricar para lesiones graves en misiones peligrosas.

Durante varios segundos de silencio, en ese lugar lleno de paz y tristeza, sólo se concentra en rasgar con destreza su ropa para desinfectar la herida y aplicarle la pomada. Es grave, pero por suerte aquel preparado hace milagros, o es lo que espera.

Su silencio se debe también a lo que siente, algo que en esa iglesia enturbia demasiado su mirada. Es culpabilidad y también una terrible resignación; al contrario que otros asesinos él siente cada vida que arrebata con sus armas, cada gota de sangre que adorna sus cuchillas, y graba con intensidad en su memoria la luz de los ojos de los SOLDADOS, extinta por la fiereza de la sombra.

Cuando finaliza, por fin parece recordar que ella está presente aunque lo ha tenido en cuenta desde el principio. Seca el sudor de su frente pasando con suavidad una mano por su rostro, su frente y su mejilla; es un gesto de cariño que pretende ser alentador, pero suele ser extraño en el frío y distante Raven.


- Sanarás - dice, con voz extraña por el torrente de dolor contenido siempre, y desatado normalmente en la derruída iglesia - Hoy lo has hecho bien.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oniria
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 118
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Lun Ago 11, 2008 8:25 pm

No esta muy consciente cuando la deja sobre el suelo y se esfuerza en sanar sus heridas. Aun así piensa que no debe ser salvada, que no merece la vida tras tanto mal causado y tantos pecados cometidos.

Arquea su espalda cuando siente la quemazón en las heridas y emite un gemido de dolor, no esta en coediciones de mostrarse fuerte.

Cuando termina se aovilla, solo le reconforta la calidez de la caricia de Raven, la única calidez que es capaz de penetrar en aquella mente torturada a la que regresan todos sus fantasmas.

Y a su mente vuelven unos ojos negros y una sonrisa calida, una flor regalada a una niña y la crueldad, golpes y desgarros mientras las bestias la destrozaban convirtiéndola en una, y ve esos ojos apagarse en un charco de sangre y dolor. Ella le fallo…

Como ha fallado hoy, porque aunque las palabras de aliento de Raven intentan consolarle sabe que no ha sido su mejor cacería, había cazado presas mas difíciles que la de esta noche y nunca había necesitado que nadie la salvara el cuello.

Pero esta noche lo había necesitado…

Y aunque odiara reconocerlo estaba agradecida con su fiero guardián, se había relajado en sus brazos en el peor momento, se había sentido segura en mitad del caos.

-He fallado, los dos lo sabemos, si lo hubiera hecho bien no hubiera necesitado que me salvases el culo.-contesta enfadada consigo misma.

En un mundo como aquel no podía permitirse fallos como los de esa noche, los dos lo sabían, pues un fallo podía costar demasiadas vidas.

Además estaba enfadada consigo misma porque pensar en esos dos jades había sido lo que le había hecho bajar la guardia y por ello caer herida… Y no puede permitirse ese tipo de pensamientos….

Pero por otro lado no puede hacer mas que aferrarse su mano necesitando parte de su calor y su fuerza, porque sabe que el mantiene alejados a sus fantasmas y que en aquellos instantes desean devorarla y encumbrarla como la señora de las pesadillas.

Y ella no desea ese titulo.

No desea ser la criatura vacía que necesitaba de drogas para continuar avanzando una noche más, la que intentaba llenar con caricias vacías… Y todo eso se lee en su mirada, junto con el brillo febril del mono.

Porque los sudores fríos y los temblores delatan que el ángel de la muerte intentaba convertirse en otra cosa, intentaba cambiar y el principio era dejar la mala vida. Y la abstinencia la ha racionado junto a la debilidad de quien no esta del todo recuperado…
Y ahí esta, vulnerable como una criatura, sufriendo las consecuencias de intentar redimirse…


_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Lun Ago 11, 2008 9:07 pm

La observa unos instantes, sin alejarse. Una de sus peculiaridades, o dones, es que se le da bien escuchar; puede pasarse horas escuchando y asimilando las penurias de los suyos como si fuesen suyas, o como si él mismo fuese un colador de la tristeza de los demás. Lo que pocos saben es que esa amargura ajena no pasa por un filtro, sino que se adhiere a la suya propia, creando una esfera negra en su pecho que crece día a día.

Y por algún motivo con ella esa sensación es todavía más dolorosa. Quizá fuera por lo acontecido en Akhan o por saber la auténtica vulnerabilidad que esconde el rostro de la asesina. O por recordar esos mismos ojos verdes en la remesa de presos traída años atrás, cuando él aún vestía las vestiduras negras de un SOLDADO Sombra.

Los recuerdos viven en él, los tantea como si todavía estuviera preso en ese pasado del que ya no puede huír y que no puede cambiar.

Una vez más lo ha hecho. Por eso estaba reticente a traerla en ese lugar y por ello había sentido miedo; en esa iglesia, en la que tantas vidas preciadas vio arder entre llamas y alaridos, sin que ni sus propias lágrimas hayan podido hacer nada por ellos, sus corazas flaquean y sus emociones se reflejan en el exterior con demasiada facilidad. Tarde detiene los temblores de sus brazos y la nube de angustia que sale a flote en sus ojos; la vuelve a encerrar, pero ya no sirve de nada.

Tras esos terribles segundos en los que vuelve a ser él, la sombra imperturbable y carente de toda emoción de cara a los demás, vuelve a cogerla en brazos con calma para apartarla del frío suelo lleno de escombros. En ningún momento la mira; no parece algo consciente, pero sus ojos verde jade clavados en el suelo ya no parecen tan relucientes, por la sombra instalada en ellos. La deja sentada sobre uno de los bancos, arrodillándose él, y entonces sí la mira.

Algo está a punto de atisbarse tras los cortinajes verdes de sus pupilas. Una emoción, poderosa pero imposible de describir con certeza. Sin embargo, antes de poder leerse del todo vuelve a desaparecer.

Lo que si hace es volver a llevar una mano a su rostro para alzarle la barbilla, con suavidad, y que ella vea en su mirada que lo que dice es cierto.


- No somos dioses, Nightmare... - en cierto modo, parece emplear su seudónimo para mantenerse neutral, tan neutral y misterioso como su voz - No siempre podemos ganar, pero tu valor dice más que el resultado de tus acciones. Has luchado y no te has rendido.

Nuevamente parece pensar algo, sumirse en sus propios recuerdos, cuando guarda silencio y clava la mirada en el techo de trozos de madera quemados.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Oniria
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 118
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Miér Ago 13, 2008 7:53 pm

Se quedo turbada al ver la profundidad de las heridas de Raven, no era a la única a la que el gobierno le había arrebatado su vida. Desconoce su historia pero debe ser dolorosa para causar ese velo de tristeza en su mirada…

Y de repente siente unos terribles deseos de consolarle, de devolver la luz, el que estaba intentando llevársela a todos ellos se priva de ella.

Y ahora se siente culpable por su comportamiento inicial con él, se había comportado como una idiota… Estira el brazo y se atreve a acariciar una pequeña cicatriz dejada por uno de los cristales que ella estrello contra su rostro en aquel ataque de furia…

Y entonces la toma en brazos y la deja sobre el banco, en aquellos instantes parece tan frágil… No, no es Nightmare quien tiene el control ahora de su vida si no Oniria, no es el escudo quien la defiende ahora si no su propia esencia fortalecida y liberada.

-Tu también deberías recordártelo, no se cuales serán los pecados con los que cargas, ni que pudiste impedir, pero no creo que ellas quisieran que vivieras toda tu vida atormentado por su recuerdo.-

Había visto sus imágenes de forma vaga cuando le provoco alguna visión y por el amor que se veía en los ojos de la mujer y en los de la niña no creía que quisiesen verle sumido en aquellas sombras.

Y con dificultad y mordiéndose el labio por el dolor se incorpora, extendiendo los brazos para darle un calido abrazo. No buscaba lo que solía buscar en los hombres en él, simplemente darle un poco de calor, porque aunque rodeado de hombre fieles estaba tan solo.

Y no sabe ni que decir ni que hacer, simplemente le abraza, tal vez la niña que fue hubiera sabido que mas decirle, pero no ella… El tiempo la había endurecido y ahora tenía que desenterrar ese tipo de sensaciones y palabras que habían sido relegadas a un rincón de su mente.

Se siente bien contra su piel, tanto que olvida el dolor de sus heridas y los temblores que la asaltan.

_________________
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Raven
Mutante Nivel 3


Cantidad de envíos : 197
Localización : En las sombras...
Fecha de inscripción : 14/04/2008

MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Jue Ago 14, 2008 6:39 pm

Parece absorto, y en alguien como él eso es sencillo. Tampoco parece darse cuenta de la turbación que despierta en Nightmare. Sencillamente sigue con los ojos fijos en el suelo, sumido en el silencio tan protector para él; un silencio en el que nada puede salir mal, pero en el que los gritos y los tormentos del pasado aprovechan para salir a la superficie. Ha aprendido a vivir con ello, en vez de luchar contra ello; sabe que dejarse llevar por la ira de sus pecados sólo genera una existencia que él es incapaz de llevar, pero también está convencido de que no puede alcanzar la paz que ya no anhela.

Por otros, no por él, debe convivir con las sombras de su alma como si fuesen sus hermanas, sin negar lo ocurrido pero sin pretender enmendarlo del todo. Eso es imposible.

Sólo parece regresar a la realidad cuando ella le acaricia una de sus cicatrices. Pero sólo regresa a medias, una parte de él siempre permanece oculta por un velo de misterios intraspasables para todos los demás, por elección propia; su mirada de jade empañada es una prueba de ello. Sin embargo la expresión de su rostro permanece inmutable, y dibuja una tenue sonrisa casi divertida al notar en parte la culpabilidad de ella. Estrecha con cálida fuerza la mano que ella ha tendido, mientras su mirada dice a las claras que no la culpa por lo que ha llegado a hacer, ni por lo que es.

Pero entonces se ve algo extraño en él, y que dura sólo un segundo demasiado intenso: su sonrisa se borra cuando las comisuras de sus labios tiemblan, y de repente se aprecia del todo al ser humano escondido en las tinieblas, el ser humano tan atormentado y atrapado en la red de su tristeza que la mera visión es sobrecogedora.

Tal vez esa sea una de las razones por las que nadie, ni siquiera el círculo de confianza de Raven, se atreve a indagar en el pasado de su enigmático líder.


- Hablas de alguien que ya no existe - dice, con la voz monocorde más profunda que un pozo de oscuridad, pero se aprecia un leve temblor - Ese alguien murió con ellas aquella noche...

Hace un movimiento extraño, apartando y bajando con una velocidad extraña la cabeza para taparse a medias con la otra mano, como si de repente le hiera los ojos una luz invisible. Es el fulgor de los fantasmas del pasado, que aprovechan aquella brecha para salir al exterior y abrazarle con fuerza para asfixiarle. Suele mantenerlos ocultos y engrilletados para no tener que luchar contra ellos, porque suelen ser más fuertes.

El muro de contención no cede, gracias a ese inesperado abrazo. Al principio no reacciona, pero la pantera se para a pensar en ese instante que no recordaba el calor de un abrazo, uno recibido y no dado; la última vez que lo experimentó fue en una época que se le antoja parte de una vida anterior. Quizá por eso y sólo por esa vez, con las defensas bajas por los recuerdos y la influencia de aquel lugar, se permite un tenue suspiro y se deja reconfortar, correspondiéndole del mismo modo con un brazo rodeando su cintura. Cierra los ojos y se permite no ser Raven, el líder, el ángel caído que salvaguarda la paz de otros.

Aquel disparo suena en su memoria como si lo volviese a escuchar, y tal es la intensidad que también tiene la impresión de notar la sangre caliente de Oniria resbalar por sus manos, y un grito que precede a un estertor, que empieza siendo el de ella y que termina siendo el de una mujer que lo mira con agonía y amor, antes de que sus pupilas se extingan del todo. No puede evitar dar un violento respingo. El fugaz momento de paz se esfuma para dar paso a la desolación eterna, y comprende en ese instante que él no está hecho para detenerse o para descansar. Sólo descansará con la Muerte.

Aunque sus movimientos siguen siendo silenciosos, fluídos y elegantes, la aparta con rapidez, un movimiento demasiado brusco en alguien como él. En ningún momento la mira a los ojos; en esos momentos no se siente capaz. Sí se aleja unos pasos como deslizándose, para apoyarse con el brazo derecho en la pared ennegrecida de una esquina, las rastas tapando su rostro del que sólo se distinguen dos rendijas verdes. Permanece así unos instantes, sin hablar.


- ¿Has estado aquí alguna vez, Nightmare...? - parece mentira que su voz suene tan imperturbable y serena como siempre, pero ello se debe al gran control que tiene sobre aquellas emociones, y lo mucho que se defiende - Estos muros vieron muerte y destrucción. Los escombros aún recuerdan los gritos y el lamer de las llamas - una pausa - Por mi culpa - entonces sí, se atreve a mirarla aunque su expresión es indescifrable - Lucha por los tuyos, por el ABYSS, pero no lo hagas por mí - ¿parece temblar o es un efecto de la tenue luz? - No poseo suficientes brazos para cargar con más errores.

_________________

There's no god who ever tried
To change the world in this way
For the ones who abuse His name
There'll be no chance to escape
On judgement day
Volver arriba Ir abajo
Ver perfil de usuario
Contenido patrocinado




MensajeTema: Re: Las Ruinas de la Iglesia...   Hoy a las 2:53 pm

Volver arriba Ir abajo
 
Las Ruinas de la Iglesia...
Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba 
Página 1 de 1.
 Temas similares
-
» TEMPLO EN RUINAS (TIBET)
» TVG: Debate -----> El papel de la Iglesia en la sociedad
» Los primeros teólogos de la iglesia luterana
» Las Ruinas del Ocaso
» Basílica del Santísimo Sacramento

Permisos de este foro:No puedes responder a temas en este foro.
Rising Heroes :: La Ciudad :: Nivel 6 - Túneles-
Cambiar a: